Femicidio de Fátima Acevedo: un jurado popular declaró “culpable” a Jorge Martínez

El jurado popular culpabilizó a la ex pareja de la víctima, quien había denunciado seis veces a Jorge Martínez, antes que la asesinara, en marzo de 2020. Es el primer juicio por jurado que se llevó a cabo en causa por femicidio en Paraná.

Un jurado popular consideró que Jorge Martínez (35) es culpable por los tres hechos imputados, tras ser acusado de matar en marzo de 2020, a Fátima Acevedo, la joven de 25 años que lo había denunciado seis veces por violencia. La joven había buscado asilo junto a su hijo en la Casa de la Mujer de Paraná, pero fue asesinada por estrangulamiento y arrojada al fondo de un aljibe, ubicado a unos 800 metros de la casa del imputado.

Prisión perpetua

De esta manera, Jorge Martínez fue declarado culpable por los tres cargos por los que fue imputado, a saber: “lesiones graves en grado de tentativa agravado por el vínculo; defraudación especial y homicidio agravado por tratarse de su expareja y en un contexto de violencia de género”, que prevé la pena de prisión perpetua.

En lo que refiere al imputado, Martínez permanece alojado en la Unidad Penal Nº1 de Paraná con prisión preventiva. La jueza Castagno, resolvió este viernes, prorrogar la prisión preventinva de Martínez en la cárcel de la capital entrerriana, hasta que la condena quede firme.

Cabe aclarar que la pena será definida por la jueza María Carolina Castagno, ya que el proceso judicial contra Martínez se llevó a cabo, desde el lunes pasado, con la modalidad de juicio por jurado popular.
La decisión del jurado constituye, de esta forma, la primera sentencia de culpabilidad, dictada en Paraná por un jurado popular, en un caso de femicidio.
La lectura de la sentencia establecida por la jueza técnica, María Carolina Castagno, se realizará el próximo viernes 5 de marzo, a las 17, en el salón Nº1 de los tribunales del Paraná.

Pedidos de auxilio

Al igual que otras víctimas de femicidio, y como ocurrió con el reciente femicidio de Úrsula Bahillo (18), Fátima había pedido auxilio en reiteradas ocasiones e, incluso, se difundieron tras su asesinato audios y mensajes en los que denunciaba su situación y la inacción judicial, policial y de otros organismos oficiales.

“Ya estoy podrida de denunciarlo en la policía y que nadie haga nada, ni la policía ni el juzgado ni nadie. Cuando termine muerta por culpa de él puede ser que la policía y el juzgado hagan algo”, le dijo Fátima a una de sus amigas días antes de desaparecer.

Desaparición y asesinato

Fátima desapareció el 1 de marzo de 2020, tras salir de la Casa de la Mujer de Paraná, adonde estaba alojada con su pequeño hijo desde que había denunciado a su expareja seis veces por violencia de género.

Según la acusación fiscal, encabezada por Leandro Dato e Ileana Viviani, la relación entre la víctima y Martínez estuvo marcada por la “agresión, manipulación y violencia física y psicológica” por parte del acusado, quien intentó arrojarle ácido muriático en la cara a la joven, afiló una cuchilla intimidándola y además, le hizo numerosas amenazas verbales.

El 11 de febrero del 2020 Fátima había recibido un botón antipánico, pero no consideraron que el mismo no funcionaba, ya que la víctima, no contaba con servicio de datos en su celular. Además, Fátima se había mudado a la Casa de las Mujeres de Paraná, luego de haber denunciado a Martínez por intentar extraer dinero con sus tarjetas de cobro, que habían sido retenidas por el mismo.

El engaño

También reseñó que el 1 de marzo a las 8, la joven se retiró de la residencia, tomó un remis y bajó en la casa de Martínez, quien “días previos le prometió, de manera insistente, que le iba a comprar un celular pero que tenía que ir a su domicilio”.

Una vez allí, añade la acusación fiscal, “se dirigieron hasta la zona de un aljibe, a unos 800 metros de la vivienda”, donde Martínez “le ocasionó la muerte mediante asfixia mecánica”, tras lo cual el cuerpo fue arrojado adentro de ese pozo.

El cuerpo de Fátima fue hallado una semana después del crimen, luego de que su familia denunciara su desaparición y se iniciara un amplio operativo de búsqueda, durante la cual el acusado quedó detenido preventivamente.

Finalmente, el 8 de marzo, se halló el cadáver en el fondo de un pozo de 18 metros de profundidad, en una zona descampada de Paraná.

Alegato de la defensa

Por su parte, los abogados defensores Román Sainte Marie y Luis Sebastián Lescano pidieron la absolución de Martínez. Lescano descreditó el testimonio del testigo Silvio Bejarano, que dijo haber visto el domingo a la pareja en cercanías del aljibe. Sostuvo que la Policía cometió una irregularidad al mostrarle a Bejarano fotos de ambos, con lo cual condicionó su testimonio y que además, no se realizó una rueda de reconocimiento.

Además, el defensor aportó el testimonio de un policía de apellido Luna que dijo haber visto a Fátima Acevedo el lunes 2 de marzo, en la parada de colectivos ubicada cerca del supermercado Vea, en Avenida Almafuerte, próximo a la Casa de las Mujeres.

Así, buscó desacreditar dos de los tres cargos que recaen sobre Martínez: que no intentó utilizar las tarjetas de banco con Fátima muerta por cuanto la chica estaba viva ese lunes 2 de marzo, que no fue el autor de la muerte, y que la relación violenta era de parte de ambos.

Al respecto, citó una denuncia por violencia que tramita en la Justicia de Familia, y que había sido presentada por Martínez contra Fátima. (Fuente: Elonce)

COMENTÁ LA NOTA