Opinión: A propósito de los puertos y la propaganda del gobierno

*Por Jorge Monge (*)

¿Volúmen histórico de exportaciones u otro indicador más del estancamiento provincial de los últimos 16 años?

En 2001, en plena crisis nacional y provincial, sólo desde el puerto de Diamante se embarcaron alrededor de un millón de toneladas de granos, correspondiendo de ellas, más de 850.000 toneladas destinadas a la exportación.

El gobierno de Bordet por estos días, y en particular a partir del movimiento operado en la estación fluvial de Concepción del Uruguay y con el vaticinio de alcanzar en conjunto con el puerto de Ibicuy las 750.000 toneladas de carga con destino ultramarino, les pregona a los entrerrianos poco menos que estamos ante una “revolución portuaria” como consecuencia de sus políticas.

En primer lugar cuadra manifestar que la reactivación portuaria en Concepción del Uruguay surge básicamente a partir del dragado del lecho y balizamiento del río Uruguay llevado a cabo por el gobierno nacional y no como una obra propia del gobierno provincial.

En segundo lugar, la cifra de 750.000 toneladas de exportaciones de la que hace gala el gobierno – seguramente muy idónea para asombrar como un logro inédito de la gestión Bordet al público desprevenido – no es nada excepcional, antes bien, es una clara muestra del estancamiento y en este caso también la decadencia entrerriana que se observa.

En esa inteligencia, para quienes por diversos motivos no están en condiciones de dimensionar lo que representa en la actualidad y en el registro histórico, la exportación de 750.000 tn, diremos como ejemplo que, en el año 2001, y cuando la producción entrerriana era la mitad de lo que es hoy, solo el puerto de Diamante embarcó aproximadamente un millón de toneladas de cereales de las cuales 850.000 lo hicieron en vapores ultramarinos. Es decir, cuando Entre Ríos producía 3.500.000 de toneladas aproximadamente se embarcaban en Diamante un millón, hoy, cuando la producción llegará a 7.500.000 de toneladas de granos, el gobierno de jacta y presente como un record histórico la exportación de 750.000 tn.

El puerto de Diamante ubicado en el corazón de una zona agrícola productiva, en el vértice de la “pampa húmeda entrerriana”, con su falta de actividad provoca una sustancial pérdida de recursos a la mayoría de los productores entrerrianos toda vez que deben llevar los granos a los puertos del sur de la provincia de Santa Fe, Así, la diferencia de fletes entre Rosario y Diamante, representa un valor de 8 y 10 dólares por tonelada, valor que el productor deja de percibir, a más del costo operativo que implica la demora de horas o días de espera por parte de los camiones. La provincia pierde anualmente varios millones dólares por esta inoperancia.

En suma, no hay récord de exportaciones, no hay registros históricos en torno a los puertos, antes bien todo lo contrario, exportar sólo 750.000 tn, cifra menor a la exportada en 2001 cuando el volumen de producción era sólo de la mitad de la de hoy, marca en este renglón –también- el retroceso de Entre Ríos en estos últimos 16 años. Con el doble de la producción, los puertos entrerrianos exportan menos que en la cruda crisis de 2001.

(*) Diputado provincial por la UCR-Cambiemos 

COMENTÁ LA NOTA